viernes, 30 de septiembre de 2016

Cita Puerto Rojo: La conjura del Mal


Agazapados detrás de una roca, Carlos señaló hacia “La torre dels Falcons”. La antigua fortaleza se mostraba imponente a la luz de la luna. El suave oleaje del mar componía una hermosa melodía al golpear dócilmente las rocas situadas en la base del acantilado sobre el que se elevaba la antigua fortaleza.

De Puerto Rojo: La conjura del Mal.

foto: Torre dels Falcons (Torre de los halcones) ...
Porto Cristo (Mallorca)



Cita Puerto Rojo: La conjura del Mal

- ¡Estás loco! – dijo Bernat. – ¡Vamos a sacarlo ahora mismo!

- Adelante – sugirió Carlos – ¿Qué le contareis a los “Dragones” cuando lleguen y os vean con él? Porque deben estar al caer ¿De verdad creíais que podríamos sacarlo en un par de días y luego mantenerlo escondido? Más tarde o temprano lo encontrarían. ¿Y luego qué? Luego lo torturarían para que contara donde había estado escondido. ¿Sabéis de lo que es capaz de hacer esa gente? No habéis salido últimamente mucho d...e casa ¿verdad? Donde antes crecían flores a los lados de la carretera ahora sólo hay muertos. Recordad lo que les pasó a aquellas cinco pobres enfermeras del ejército republicano en Manacor. Después de torturarlas y violarlas durante toda la noche las ejecutaron en la plaza delante de todo el pueblo. Todo porque prefirieron quedarse a ayudar a sus heridos en la batalla en vez de volver con los barcos en retirada a Barcelona. ¿Qué creéis que nos harán a nosotros por encubrir a un traidor cuando le saquen la verdad a ostias?


De Puerto Rojo: La conjura del Mal.

En memoria de las cinco rosas de Mallorca, enfermeras voluntarias de la cruz roja, asesinadas cruelmente durante la guerra civil por las tropas falangistas y el escuadrón de " los dragones de la muerte", creado por el fascista italiano Arconovaldo Benaccorssi (conocido como el Conde Rossi)


miércoles, 28 de septiembre de 2016

El temps en un tresor

   Els primers raigs del sol i els cants alegres dels petits ocells han obert els meus ulls. El banc encara està banyat per la rosada de la matinada i les fulles seques dels arbres roden sense rumb pel terra fred i humit del parc degut al plugim d’aquesta nit que m’ha calat fins als ossos. Avui el costat dret em fa encara més mal que ahir. Sé que qualque cosa m’està corroint per dedins cada vegada més. Ja no hi puc fer res. Sé que algun dia no em tornaré a despertar i no veuré mai més aquest bonic món. Començaré el viatge cap a un altre lloc tal vegada millor que aquest. De totes maneres ningú em trobaria a faltar.